Es indescriptible

Martha Llano
Posted October 29, 2020 from Colombia

Avanzamos y retrocedemos a la vez. No paramos. Miramos atrás y adelante. Todos intentamos con todas nuestras fuerzas seguir y encontrar una razón para continuar, para no desistir, para no desfallecer ante el desasosiego, ante la incertidumbre, ante esa vaga idea de que todos podemos morir. Y si, todos podemos morir, y todos vamos a morir. Pero nunca sabremos el tiempo. El tiempo es un misterio. Es nuestra mayor duda. Nuestra verdadera y única esperanza para vivir con todas nuestras fuerzas. Y también con todas nuestras ganas.

 

Es indescriptible pensarte tio. Sé que me lees. Y sé que ahora no puedes. Pero confío en que tu día de partir aún no este cerca para que veas muchas cosas más de las que más te gustan. Para que me leas muchas veces más y me digas alguna cosa. Alguna. Porque tu intelecto es compartido por muchos de nosotros y tu goce por la vida también. Estas dando la pelea. Batallas contra algo que no conocemos tan bien. Pero tu cuerpo es sabio y sabrá hacer lo preciso. Déjalo hacer lo que tenga que hacer para que salgas victorioso de esta experiencia que vives hoy.

 

Avanzamos en comprender lo incomprensible. Qué hicimos mal fue mi pregunta pasada. Pero aunque no hicimos el mal como individuos si pudimos haber hecho el mal como comunidad, como colectivo. Como especie. Tantos errores que hoy nos cuestan la vida. La de tantos seres hermosos e inocentes que viajaban lentamente por este trasegar de la experiencia humana. Tantos abuelos y padres y madres que modificaron la existencia de sus seres amados. Porque vinimos aquí fue a vivir y a aprender. Y este aprendizaje está bastante difícil de comprender para todos. Rezamos, oramos, nos pegamos de todos los santos y desde todas las religiones para el mismo fin. Porque al final somos solo uno.

 

Aún no hay respuestas. Y tal vez nos demoremos muchos meses más en lograr comprender la dimensión de esto que nos invadió. Y sin darnos cuenta se esparció por el mundo y lo tomó. Y nos hizo más temerosos. Y nos hizo revisar todo lo que hacíamos bien y mal. Y nos hizo añorar una cena en casa de los padres. Y nos hizo añorar a los padres. Y nos hizo añorar un abrazo de esos apretados de los amigos más entrañables. De los que uno queda sin aliento pero con el corazón lleno del amor más puro y delicado. Nos hizo añorar unas cervezas al lado de chimenea, y una tarde de jugarreta en familia. Y nos hizo añorar salir por ahí tomados de la mano a un pueblo cualquiera, para sentarnos en un parquesito apartado y desconocido a sentir la tibieza del aire y la belleza de la vida en el campo.

 

Hay días que olvido todo. Y me siento en otro planeta. No éste. Y puedo sentir una sensación cálida y maravillosa en mi espíritu. Hay otros en que recuerdo cada cosa. De cada quien. Y entonces te recuerdo Rosita y te recuerdo Gabriel. Y no dejo de pensar entonces en mis antepasados a quienes busco hoy con afán y placer. Como si se tratara de estrellas luminosas y fugaces. Y mientras armo mi propio rompecabezas, descubro que todos vivimos con las mismas esperanzas. De encontrar el amor. De verlo y reconocerlo para luego crecer y viajar por esta vida en las circunstancias que nos hallan tocado. Porque en otros tiempos también hubo dolor. Guerra. Abandono. Espera...

 

También hubo desasosiego e incertidumbre. También hubo un poco de todo lo mismo. Es como si se repitiera. Porque así es la evolución de las especies. Crecer duele. Crecer es difícil porque implica soltar. Dejar ir lo viejo para recibir lo nuevo. Entregar para recibir. Pero no es simple. Ni fácil. Es complejo y en esa complejidad también habita el amor. Y así todo evoluciona. Todo crece y se expande. El asunto es que sentirlo sin dolor es casi imposible. Tal vez los más iluminados lo hacen. Y si acaso. Porque a los que somos de esta especie, mundanos y mortales, cada una de las cosas humanas nos duelen en el alma. Me duele mi hijo, me duele mi bosque, me duele, mi tierra fría y más aún hoy la tierra salada.

 

Es indescriptible la sensación que sentimos hoy muchos. Va más allá de todo. Intentamos olvidar y hasta el olvido se ha olvidado sanarnos.

Comments 2

Log in or register to post comments
Nini Mappo
Oct 30
Oct 30

Hello Martha,
What a deep, philosophical analysis of the business of living. It reminds me of the second law of thermodynamics: disorder, loss, degeneration and decay of what is good, and all creation helpless to stop it. But we keep living and smiling when we find the rainbow. And when there are no rainbows maybe we can sing in the rain as we wait. We may get cold and shiver in the wet. That's the hurt. But as you say, there's still some good in it..in the wait, or the darkness that amplifies the beauty of a shooting star, so that we can live before we die :)

Urmila Chanam
Nov 18
Nov 18

Thank you Martha for writing down a myriad of feelings and thoughts. I have enjoyed thinking alongside with you and could resonate with many of the thoughts you mentioned for instance, no one knows the time of their death and we all have to go one day but in different timings. Isn't it strange that we assume the young will go the last and the old earlier but many a times, it is the young that die earlier due to bad habits, accident or sickness. Life comes with uncertainties in each moment but also with scope and oppportunities to persist, live on, succeed, enjoy,love and grow.

Related Stories

RoseConcrete
Helen 8629