escritora

Matilde Asensi

Pasó con fortuna su personal Rubicón, por el que se sacrificó para abandonar las exigencias de un periodismo de provincias, que acorralaba sus ansias de ahondar en la cultura entre inacabables