trabajo infantil

Un mundo de posibilidades

Bolsitas señora, bolsitas! Dos por un boliviano nomás! Ya pues comprame! Así grita Lucina todas las mañanas al acompañar a su madre a vender en el mercado.